Los cronistas de Indias nos legaron otros incontables.
Todo Chile celebra su segundo Premio Nobel!Señora Gabriela Mistral: habéis hecho un viaje demasiado largo para un discurso tan corto.Por qué pensar que la justicia social que los europeos de avanzada tratan de imponer en sus países no puede ser también un objetivo latinoamericano con métodos distintos en condiciones diferentes?Eldorado, nuestro país ilusorio tan codiciado, figuró en mapas numerosos durante largos años, cambiando de lugar y de forma según la fantasía de los cartógrafos.Ante esta realidad sobrecogedora que a través de todo el tiempo humano debió de parecer una utopía, los inventores de fábulas que todo lo creemos, nos sentimos con el derecho de creer que todavía no es demasiado tarde para emprender la creación de la utopía.Pablo Neruda, poeta-diplomático chileno, neftali Ricardo Reyes Basoalto el nombre de Pablo Neruda cuando nació 1971 ganó el Premio Nobel de literatura en _ 10 comenzó a escribir poemas tan pronto como _ años.La interpretación de nuestra realidad con esquemas ajenos sólo contribuye a hacernos cada vez más desconocidos, cada vez menos libres, cada vez más solitarios.Nunca antes el galardón había sido otorgado a una persona latinoamericana y solo cuatro mujeres lo habían conseguido antes en la historia.Si bien la escritura de esta entrega se regalo cuenta de mundo gaturro con regaladores de pelucas hace en 1953, ésta recién se hace efectiva en 1954 con el famoso discurso de Pablo Neruda en el que, muy a su estilo, de manera breve y concisa, dice que la estrella en la bandera chilena.Para rendir homenaje a la rica literatura iberoamericana es que hoy nos dirigimos muy especialmente a su reina, la poetisa.Este es, amigos, el tamaño de nuestra soledad.Gabriela Mistral prolongó su estadía en Suecia por un mes.Escuche el primer párrafo.América Latina no quiere ni tiene por qué ser un alfil sin albedrío, ni tiene nada de quimérico que sus designios de independencia y originalidad se conviertan en una aspiración occidental.Mientras tanto 20 millones de niños latinoamericanos morían antes de cumplir dos años, que son más de cuantos han nacido en Europa occidental desde 1970.La solidaridad con nuestros sueños no nos haría sentir menos solos, mientras no se concrete con actos de respaldo legítimo a los pueblos que asuman la ilusión de tener una vida propia en el reparto del mundo.