La verdad es que me ha dado rabia q el libro me despertase tan poco porque pensaba que me iba a gustar más.
Nunca dejen de anhelar todos los deseos se puede ganar dinero con tumblr justos de su corazón; pero no cierren los ojos y el corazón a la sencilla y elegante belleza de los momentos cotidianos que conforman una vida plena y bien vivida.
Nuestra travesía hacia la perfección es larga, pero podemos encontrar maravillas y alegrías incluso en los pasos más pequeños de esa travesía.
Dios desea ayudarnos a cambiar todas nuestras debilidades por fortalezas con el tiempo 1, pero Él sabe que se trata de una meta a largo plazo.Queridas hermanas, muchas de ustedes son infinitamente compasivas y pacientes con las debilidades de los demás.Como resultado, nunca celebramos nuestra buena labor porque parece ser menos de lo que hacen los demás.En el sagrado nombre de nuestro amado Salvador Jesucristo.Sigan buscando y ayudando a los que necesitan de ustedes y de la ayuda del Señor.El Rey del espacio infinito y del tiempo eterno las ama!Él que creó y conoce las estrellas las conoce a ustedes y sabe su nombre, ustedes son las hijas de Su reino.Ella sentía que toda su existencia dependía de eso exclusivamente.Sorpresas místicas y maravillosas que te encantarán, te asombrarán y te maravillarán.Cuando comprendemos por qué nuestro Padre Celestial nos ha dado este modelo de vida, cuando recordamos por qué nos comprometimos a adoptarlo como una parte fundamental de nuestra vida, el Evangelio deja de ser una carga y, en cambio, se convierte en un gozo.Monson me haya asignado para hablar hoy y añadir unos pensamientos al dirigirme a las hermanas de la Iglesia.Es mi ruego y mi bendición que nunca olviden que son hijas verdaderamente valiosas en el reino de Dios.Me causa más curiosidad Charles que es un personaje secundario.La chocolatina se convertía en una decepción total si no contenía el billete dorado.
Quinto, no olviden que el Señor las ama.
Ése era su billete dorado.

Por favor nunca olviden que deben ser pacientes y compasivas con ustedes mismas, que algunos sacrificios son mejores que otros, que no hace falta esperar un billete dorado para ser felices.
Está bien que no hayan llegado allí todavía.
No tenía hijos en casa, pero estaba rodeada de ellos en el aula de clases.