quien a ganado supervivientes

Los poetas místicos son filósofos enfermos, y los filósofos son hombres locos.
Esta cruz conmemora la conversión al cristianismo de regalos de veterinaria muchos habitantes de las islas al llegar de Fernando de Magallanes.Estabas Como un astro sin brillo, Recibiendo del sol La luz de tu contorno.Qué lejos mi patria está!Otro día es más llanto y tampoco le pasa al mundo nada.Por perdida ya la di, cuando el yugo del esclavo, como un bravo, sacudí.Entraba en el trabajo.Los olivos están en flor.Hambre y cebolla: hielo negro y escarcha grande y redonda.Galanterías de ese tipo fueron suficientes para dar a sus mejillas esos alegres tonos.Nosotros, maniatados a una conciencia que es el tiempo, no nos movemos del terror y la delicia, y sus verdugos delicadamente nos arrancan los párpados para dejarnos ver regalo labrador cadiz sin tregua cómo crecen las plantas del balcón, cómo corren las nubes al futuro.Fondo de todas las horas.Buenos Aires, que antes se desgarraba en arrabales hacia la llanura incesante, ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro, las borrosas calles del Once y las precarias casas viejas que aún llamamos el Sur.Padre, por qué me trajiste acá?Aunque su mayor aportación al imaginario cultural sea la figura de su Doctor Strangelove, un retorcido científico nazi al servicio de Estados Unidos.Porque dentro de la triste guirnalda del eslabón, del sabor a carcelero constante, y a paredón, y a precipicio en acecho, alto, alegre, libre soy.Solo por ver su trabajo actoral ya merece la pena ver El maquinista.He pensado que ahora es el momento, De levantar un alma que camina en mi cuerpo.Y hago colas sin parar en la puerta de algún bar yo tó borracho consumo las horas, mientras encuentro alguna luna que ande sola.Dios ha creado las noches que se arman De sueños y las formas del espejo Para que el hombre sienta que es reflejo Y vanidad.
Nuestro espantoso viaje ha concluido; El barco ha enfrentado cada tormento, el premio que buscamos fue ganado; el puerto está cerca, las campanas oigo, toda la gente regocijada, mientras los ojos siguen la firme quilla de la severa y osada nave: pero oh corazón!





EL despertar DEL dragÓN Anónimo Despierto, pero sigo durmiendo, viendo mi cuerpo tirado sobre el colchón con las sábanas revueltas después de haber pasado la noche luchando contra mí misma.
Es la cabecera de la provincia de, cebú.