También le quedarán siempre las socorridas corbatas.
Soltero y exótico, demasiado trabajo.En la misma línea "Cómo cuidar un bebé.Si falla todo esto, pues a lo de siempre: recuerde que si no tiene barba se afeitará todos los días.Durante las cuatrocientas y poco páginas viviremos la más que heroica resistencia del cuartel de artillería de Monteleón, donde dos capitanes del cuerpo de artilleros, Luis Daoiz y Pedro Velarde (por cierto, los únicos militares que oficialmente movieron un dedo contra los franceses, tan jiñados.N Edición:1, año de edición:2007 tagsdía, cólera, arturo pérez-reverte/tags.Sorpréndale en sus tics machistas.Aquí la edad y los gustos también cuentan mucho.Raro sería que alguno de los que andamos por aquí no conociéramos a día de hoy la existencia de la última obra de Arturo Pérez-Reverte, Un día de cólera, porque guste o no el autor, hay que reconocer que se ha convertido en un escritor.Es un regalo que aunque se beba y se acabe no suelen olvidar determinados tipos de hombres.Este es otro capítulo interesante ligado a los hombres.En este capítulo no deseche una bonita bata, un sexy albornoz, unas modestas y cómodas zapatillas.Pues un buen libro de cocina para principiantes.