te regalo mi cintura de shakira

Bese con cariño a Natalia, era un cielo de mujer, la mire con ternura, mientras acariciaba su cara.
Lo se Víctor y créeme que siento que sufras, pero mi llamada es porque te necesito, y no pienses nada raro, solo quiero que vengas el viernes por la noche a cenar a casa.Alex se echó a reír y me abrazo contra el transmitiéndome tranquilidad, me miro con cariño y me besó, diooos adoraba su forma de besar.Así es Víctor, yo solo amo a una persona y esa es Alex, pero hacia ti tengo un sentimiento de cariño muy grande.Pues mi amor, esta noche Alex te va a dejar bien abierta, créeme.A raíz de ese día, Víctor desapareció de nuestras vidas, eso me disgustó, pero sería lo mejor para los tres.En esos momentos Alex de un manotazo retiro las cosas de la mesa, me levantó y me tumbó sobre ella, me abrió las piernas llevaba un pantaloncito corto sin bragas, Alex me miro fascinado.Dije como un putón desorejado.Rocío me ha encantado verte de nuevo, Cuándo te voy a volver a ver?Y la segunda, cuando venga este sábado a comer, me voy a comportar como la puta que soy para él y el primer polvo que me eche no quiero que participes, solo mira cómo se follan a tu mujer estás de acuerdo?No pude, me tuve que ir a otra habitación a llorar, al poco de estar hablando con Alex, Víctor rompió a llorar como un niño, diciendo que su vida ya no tenía sentido, que el sentimiento hacia mí era muy fuerte y ayer lo paso.Ese pequeño gesto me puso en guardia, creo que no iba a ser fácil.Al momento un gran ramo de flores precedía a su portador, Víctor, que con una sonrisa alegraba mi estancia allí.Víctor era cariñoso romántico detallista y sobre todo muy buen niño, si conseguía quien gano el mundial del 2014 conquistar a Natalia la haría muy feliz, más que nada porque esta niña era un cielo y solo pedía sentirse amada y deseada y sé que Víctor se lo haría sentir desde.Me dijo Alex emocionado.Pero eso no viene al cuento, me volvía loca cuando Alex me follaba, el notar su polla dura, durísima perforando mi coñito o mi culo era algo que no me cansaba que sucediese una y otra vez.Me sonrió y vi su dentadura perfecta, tenía una sonrisa que derretía, que bandido, las tendría a pares y se las fallaría de dos en dos, aunque enseguida me reñí a mí misma por pensar semejantes cosas.
Lo que has oído, que, si te lo quieres follar adelante, no me voy a molestar.
Mi amiga se quedó tumbada encima de mi recobrándonos de nuestro orgasmo, intenso y espectacular.